lamarea.com

Miércoles 28 Junio 2017

Sociedad

Recolectores de naranjas; los esclavos del siglo XXI con salarios de 12 euros al día

La diputada de ERC Teresa Jordà denuncia las condiciones laborales de los recolectores de naranjas en el País Valenciano

26 Diciembre 2014
09:51
Compartir
Recolectores de naranjas; los esclavos del siglo XXI con salarios de 12 euros al día

La diputada Teresa Jordà (ERC) exigió en el Congreso de los Diputados “salarios justos” para los trabajadores de la naranja en el País Valenciano. Según Jordà durante muchos años en el País Valenciano, el campo ha permitido vivir una “vida digna” a sus trabajadores, además de convertirse en una seña identitaria de la cultura valenciana, pero actualmente la caída de los precios en los productos, sólo permite “salarios de miseria”. Además, en este marco de explotación laboral, denuncia que las ETT han contribuido a la precarización del mercado en los últimos años ya que la mayoría de empresas de trabajo temporal no cumplen con la normativa laboral, ni en la cotización de la Seguridad Social, ni en la garantía de los derechos de los trabajadores.

Jordà ha denunciado “jornadas de sol a sol a razón de 12 euros diarios y con una total dependencia del contratador que obliga a los trabajadores a pagar el mantenimiento, el transporte y hasta las tijeras para recolectar. Dicho de otra manera: esclavos del siglo XXI”.

Asimismo, la diputada ha recordado que la caída de los precios en los productos “sólo permite salarios de miseria”, por lo que señala que “nos encontramos ante un problema sistémico” ya que “con los precios tan baratos hacen que se extienda la miseria entre los agricultores, y todo ello en el contexto de un neoliberalismo que pretende destruir el sector primario”. La diputada ha señalado [a los miembros del gobierno del PP] que “ustedes, como firmes defensores del neoliberalismo, pretenden o bien explotar a los agricultores o sencillamente aniqularlos”.

Además ha subrayado que en este marco de explotación laboral juegan un papel fundamental las ETT, “que han contribuido a la precarización más importante del mercado en los últimos años”. En este sentido, ha añadido que la mayoría de empresas de trabajo temporal no cumplen con la normativa laboral, ni en la cotización de la Seguridad Social, ni en la garantía de los derechos de los trabajadores, “pero tampoco en lo que respecta a pago de los salarios según el convenio”. Según Jordà, “pese a no ser empresas agrarias se les permite contratar en el sistema especial agrario y por eso exigimos la supresión de lo que entendemos que es un privilegio”, ha concluido.

[Artículo publicado originalmente en La Veu del País Valencià]

La Veu del PV

La Veu del PV

  • ArroyoClaro

    Y sin embargo se puede prescindir de muchas cosas, pero no de la alimentación, del agua y de la respiración.
    Y menos de la naranja, reina de las frutas, por sus propiedades y sabor.
    Para agravar más el problema sólo faltan falsos patriotas como Joan Roig, dueño de Mercadona y miembro del opus mei, gran “patriota valenciano y español”, como se autodefine, que tengo entendido que importa las naranjas para toda su cadena de supermercados de Marruecos. (y manufactura además otros muchos productos fuera)
    Tú lo has dicho Teresa, los pijos que ahora nos gobiernan son tan prepotentes como ignorantes, ni saben del campo ni de promover una economía local, con sentido común. Son solamente obedientes lacayos del neoliberalismo al que nos han vendido.
    ¿Qué entienden esos pijos de la precariedad ajena si a ellos nunca les ha faltado ni les faltará nada?.

Última hora

LM50 – Junio 2017

Los socios/as escriben

Mi historia de…

Marcelino García, socio usuario de MásPúblico, editora de 'La Marea', explica su historia de amor con el medio de comunicación del que es propietario y también con el cooperativismo.

Tus artículos

Todavía dura el silencio del dolor

"A mí me gustaría saber cuántas de esas personas que desfilarán por el orgullo han sacado los colores en sus puestos de trabajo a quienes suelen usar expresiones homófobas o reírse de nosotros", escribe Sonia Gatius