lamarea.com

Miércoles 24 Mayo 2017

Cultura

‘Orgullo’ contra la depresión en el Teatro Alfil

Esta propuesta de reflexión contra la inacción en la que nos puede sumir la desesperanza parte de una ruptura sentimental y llega en forma de comedia musical

31 Marzo 2014
16:43
Compartir
‘Orgullo’ contra la depresión en el Teatro Alfil

MADRID// “España está atravesando por una crisis de valores y otra económica, que nos han dejado una cierta percepción de pesimismo, de fatalismo; una sensación de que no vamos a poder superar esta situación, que da lo mismo lo que hagamos porque no vamos a conseguir cambiar nada. Y nosotros hemos querido plantear una solución para salir de todo ello. Hay una reflexión sobre nuestro mundo, nuestra sociedad y un cierto mensaje social, que creo que es lo que debe hacer siempre el arte”. Así describe el director de Orgullo, Pedro Martín, lo que subyace de esta obra que cada martes hasta el 15 de abril se representará en el teatro Alfil de Madrid.

Y, aunque pueda sorprender, esta propuesta de reflexión contra la inacción en la que nos puede sumir la desesperanza, parte de una ruptura sentimental y llega en forma de comedia musical. “Claro que sí, por qué no –reivindica Martín-. Que una comedia musical sea divertida no significa que tenga que ser frívola. Te tiene que emocionar, hacer reír o, incluso, llorar, pero también tiene que posibilitar que el espectador piense y reflexione”. Y es que, según su opinión, “las propuestas interesantes, las que consiguen llamar la atención del público, son creativas y artísticas. Y, desde luego, el arte no es una disciplina vacía”.

Pero para hablar del origen de esta propuesta hay que hablar de música. En concreto del disco de Alejandro Martínez en el que se basa y del que toma el nombre la obra: Orgullo. Martín, que también fue el encargado de escribir el texto, cuenta que “Alejandro y yo nos conocíamos de antes y en uno de los encuentros que tuvimos me dijo que él veía una obra detrás de su último trabajo”. Después de escucharlo una y otra vez, Martín comenzó a escribir un relato teatral que no solamente engloba la historia de la que hablan las canciones de este disco, sino que incluye experiencias personales del dramaturgo y las sitúa en el aquí y el ahora españoles.

Orgullo es un proyecto tremendamente personal –explica el director-. Para Alejandro, por un lado, porque cuando compone nunca está pensando en lograr un hit o en ser popular; busca expresar lo que pasa dentro de su alma”, que en esta ocasión gira en torno a una ruptura sentimental y a todo lo que se deriva de ella. “Aunque nosotros no quisimos dejarlo ahí, sino que fuimos más allá. Abordamos esa tendencia pesimista que una gran parte de la población parece tener y tratamos de dar una respuesta para que, al salir del teatro, la gente, al menos, tenga una idea sobre cómo seguir adelante”.

Una compañía propia como herramienta de expresión

Hace aproximadamente un año y medio nació Forja Teatro, una compañía creada entre varios actores, dramaturgos y directores de escena que, después de colaborar en varios proyectos de otras compañías, decidieron trabajar juntos. “Es una compañía creada, un poco, a partir de la amistad; nos gusta estar juntos y queríamos desarrollar proyectos personales”, cuenta Pedro Martín. ¿Ha afectado esta crisis económica a los diferentes procesos creativos que, hasta el momento, han desarrollado? “A la creatividad no –afirma tajante el director-. El artista siempre intenta ver cómo, a partir del arte, puede sortear los obstáculos que, hoy en dia, consisten en salir de este hueco en el que algunos nos tienen arrinconados”.

Lo que sí se nota es la falta de medios para mostrar su trabajo. “Obviamente, hay muchísimas dificultades para producir una obra y es más complicado encontrar una sala y conseguir que la gente vaya al teatro. En realidad, el estado en el que está ahora el colectivo cultural en general y el teatral en concreto es muy complejo”. Pero a ninguno de los integrantes de la compañía les ha acobardado ante esta amarga realidad. Al revés; tal y como sugieren en Orgullo, han respondido al pesimismo con ilusión y a la desesperanza con trabajo. “Una de las características más destacables de nuestra compañía es que siempre hemos intentado que todos los espectáculos sean  completamente diferentes unos de otros, que no tengan nada que ver”, asevera Martín.

Una afirmación cuya veracidad los espectadores madrileños pueden comprobar por sí mismos. Además de esta comedia musical que apela al optimismo para superar las adversidades, Forja Teatro también estará durante todo el mes de abril en el Espacio Escénico DT con Abuelikas. Escrita y dirigida por Natalia Narbón, este texto trata de hacerle entender al público que llegar a la tercera edad no es sinónimo de dejar de vivir o dejar de soñar.

Y, por si esto fuera poco, Pedro Martín, junto con otra de las actrices de la compañía, María Toledo, están inmersos en la preparación de Decálogo. “Aún estamos aún en la fase de investigación, especialmente respecto al lenguaje teatral, pero sin planes concretos sobre cómo y cuándo llevarla a escena”, explica Martín. De momento, están centrados en seducir a quienes quieran asomarse al teatro Alfil en busca de una propuesta que los ayude a superar una ruptura emocional mediante la música y el buen humor. Y, si los nuevos espectadores siguen respondiendo con el entusiasmo mostrado hasta el momento, sus esfuerzos se centrarán en llevar de gira una obra que demuestra que el pesimismo derrotista puede llegar a ser más doloroso aún que un desamor.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

Maria Cappa

Maria Cappa

LM49 – Mayo 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La batalla de Svalbard

El cambio climático está conquistando ya la Fortaleza de Svalbard, nuestra Bóveda Global de Semillas, diseñada para ser inexpugnable, recuerda el autor.

Tus artículos

El World Press Photo y la lucha de clases

El World Press Photo no incluye ninguna representación de los beneficiados de las crisis, la miseria y la guerra, argumenta Carlos Hernández Calvo. Sólo muestra las consecuencias sin enseñar a los culpables.