lamarea.com

Lunes 21 Agosto 2017

Opinión

Gamonal y la desinformación

Análisis del tratamiento informativo de las protestas de Gamonal en los últimos días

<em>Gamonal y la desinformación</em>

MADRID // Una protesta vecinal del barrio de Gamonal (Burgos) ha vuelto a poner en entredicho la labor informativa de muchos medios de comunicación. Por omisión, descuido o intención han desinformado o manipulado la realidad haciendo que sea difícil para el ciudadano medio saber qué es lo que ha ocurrido en un barrio obrero de Burgos.

Existen varios niveles de análisis para determinar si el enfoque de la información ha sido adecuado y equilibrado para un reportaje sobre un conflicto como éste. La exigencia de un mínimo de objetividad de un informativo de un medio público como TVE puede analizarse a través de unos parámetros simples. Las causas del conflicto, las versiones de los sectores implicados y las consecuencias.

La información facilitada en TVE se ha limitado a hablar de los disturbios aludiendo a la protesta vecinal por la conversión de una calle en un bulevar que diera prioridad a bicicletas y peatones. No ha habido una explicación razonada de las causas y el contexto por el que un barrio como Gamonal lleva más de dos meses de movilizaciones y casi una semana de protestas. Los informativos de TVE solo comenzaron a informar el día 12 de enero, tras la segunda noche de disturbios e ignorando por completo que los vecinos llevaban al menos cinco días de manifestaciones ininterrumpidas sin causar ningún disturbio.

La Plataforma “Bulevar ahora no” llevaba realizando protestas desde antes de Navidad y las manifestaciones contra el Bulevar comenzaron el 7 de enero. En ningún momento TVE informó de estas anteriores protestas, de las motivaciones de los vecinos y del contexto en el que se habían desarrollado los disturbios. Solo los disturbios fueron noticia y tan solo se dio cabida al discurso de uno de los implicados, el oficial. Es decir, se ignoraron las causas del conflicto y el relato de los que protestaban, dejando tan solo lugar a las consecuencias y al relato de las autoridades.

El telediario del día 12 a las 15:00 de la tarde abría en el sumario con los disturbios de Gamonal: “Segunda noche de altercados en Burgos por las protestas vecinales que han provocado destrozos en el mobiliario urbano. El juez ha dejado en libertad provisional a 16 de los 40 detenidos que permanecían en comisaría. Las protestas están motivadas por los planes del ayuntamiento de convertir parte de una calle en un bulevar priorizando la circulación de peatones y bicicletas y por el proyecto de construir un aparcamiento subterráneo”.

La primera información que se dio en los informativos de TVE sobre lo que ocurría en Gamonal predispone de manera negativa al espectador frente a los que protestan. Se altera el orden lógico de la información. Lo primero son los daños provocados por los vecinos, después la información sobre los detenidos y por último las causas sobre la protesta presentando la obra de una manera positiva. El lenguaje negativo se encuentra en la protesta y el positivo en las obras del bulevar.

En la pieza que se muestra después, la narración incide en estas características. La reportera enviada al lugar traslada la versión del ayuntamiento que, mediante un comunicado, anuncia que se calculará el coste de los desperfectos. Traslada la versión de una de las partes implicadas en el conflicto, la del ayuntamiento, y no se deja ningún espacio a la versión vecinal. La reportera se limita a transmitir la información facilitada por las autoridades y los daños que las protestas han causado.

Captura de pantalla 2014-01-14 a las 17.34.33

La primera información que TVE traslada a los espectadores durante 88 segundos se limita a una versión de parte y a los daños que las protestas han causado. La información primera que sitúa al espectador en la noticia, tan importante en un medio audiovisual, deja de lado la versión de una parte. Por otro lado, todo lo que respecta a la movilización tiene connotaciones negativas, incluyendo términos como “actos vandálicos”, “disturbios” o “incidentes”. Se deforma la realidad con el denominado efecto lupa, centrar la culpa en una de las partes mediante la selección de los datos, el lenguaje utilizado, las imágenes utilizadas y la presencia desproporcionada de los implicados. 

Tras el sumario, en el minuto 05:40, se da paso a la entradilla del presentador en el estudio. La información que da es la misma que aparecía sobreimpresionada en la pieza del sumario del comunicado del ayuntamiento. Redunda en la información de parte.

En Burgos se evalúan los daños causados en el mobiliario urbano de los incidentes desde las dos últimas noches. Esta mañana ha habido una concentración de los vecinos del barrio donde se han producido los altercados. El juez ha dictado libertad para 16 de los 40 detenidos

El paso a la reportera no cambia el tono y vuelve a incidir en el mensaje transmitido por el ayuntamiento de evaluar los daños causados por los actos vandálicos. La causa es de nuevo la transformación de la calle en un bulevar que de prioridad a los peatones y a los ciclistas.

La desproporción de la versión de las partes implicadas en el conflicto es evidente: de los 3 minutos y 7 segundos que dura la información relativa al conflicto, 1 minuto y 42 segundos se dedican a la versión de las autoridades, ayuntamiento, autoridades judiciales y policiales. Mientras que la versión vecinal se limita a 5 segundos y a informar de que los vecinos se reunirán en asamblea.

Captura de pantalla 2014-01-14 a las 19.19.23

Narración desmesurada en La Sexta

En el informativo del día 13, La Sexta realizó un directo para narrar la última hora de la manifestación de los vecinos de Gamonal. Cuando conectaron, empezó a narrar una situación de forma exagerada que no se correspondía con lo que las imágenes mostraban.

“Un grupo de jóvenes está golpeando todo el mobiliario urbano, están bastante alterados, se vive mucha tensión. Están pasando con muchísima violencia”

Una de las características fundamentales de un informativo es que tiene que mostrar la realidad de la forma más veraz posible. En un informativo audiovisual, cuando las imágenes son tan evidentes, el hecho de narrar algo que no está sucediendo separa de forma brusca al espectador del informativo ya que se hace muy evidente la diferencia entre lo que se llama realidad y el conocimiento, tal y como explicaban Berger y Luckmann en La Construcción social de la realidad. Es posible que la reportera, en la subjetividad propia de cada individuo, sintiera lo que estaba narrando y no tenía intención de manipular la realidad. Pero la forma de transmitir la realidad alejada completamente de la veracidad de las imágenes dejó patente que no siguió el necesario proceso de comunicación que uniera de forma eficiente la narración con las imágenes.

Portadas de los medios

En lo que respecta a los medios escritos, existe una clara diferenciación entre los que han ignorado completamente el conflicto en sus primeras y los que han optado por una clara criminalización de los sucesos. El diario La Razón optó el 13 de enero por un titular que unía los disturbios en Burgos con la palabra “aquelarre”, que fue la que usó el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, para referirse a la reunión de expresos de ETA que se celebró en Durango. El uso de esta terminología es una nueva muestra del periódico del grupo Planeta de unir cualquier conato de oposición al entorno de ETA, sea cual sea el origen, y sea cual sea el opositor.

Captura de pantalla 2014-01-14 a las 13.22.22

En lo que respecta al Diario de Burgos se basó en la criminalización de la protesta y la difusión del discurso de las autoridades. Cabe recordar que el dueño del Diario de Burgos, el empresario Miguel Méndez Pozo, era el beneficiario de la contrata que construiría el Bulevar.

Captura de pantalla 2014-01-14 a las 13.42.16

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

  • María

    Qué fácil es condenar a las “hordas salvajes” cuando se tienen las necesidades cubiertas.
    Qué fácil es juzgar al prójimo cuando no vivimos en nuestras carnes sus problemas.
    No solo el gobierno y sus medios afines insisten en criminalizar cualquier protesta que venga del pueblo. Este es un país cainita:
    Ya lo dijo Machado: Españolito que vienes al mundo ¡te guarde Dios!, una
    de las dos Españas ha de helarte el corazón.

  • etcnoticias

    Entonces también es falsa la noticia de que Rajoy pidió a Obama que incluya Gamonal en la lista de organizaciones terroristas, ¿no?:
    http://etcnoticias.wordpress.com/2014/01/17/rajoy-pidio-a-obama-que-incluya-a-gamonal-en-la-lista-de-organizaciones-terroristas/

  • mancuso

    Muy buena aportación rafaeliba, desde luego no es algo que merezca ser publicado para los medios objetivos de la izquierda, así que gracias doblemente.
    Seria maravilloso que la marea aplicase los criterios en cuestión en su diario. En principio’ por lo poco que he leído,creo que podría mejorar.

  • rafaeliba

    Como no podía ser menos, el análisis es sumamente profesional y desde mi punto de vista personal bastante certero. Permíteme sin embargo, Antonio, un par de aportaciones.
    En primer lugar, es cierto qie las movilizaciones se iniciaron hace ya algunas semanas, pero también lo es que no eran “noticiables” fuera del ámbito local, al menos dado el nivel de participación: por ejemplo, una “gran bicicletada” se quedó en 50 participantes http://erasdegamonal.blogspot.com.es/2013/12/nueva-accion-contra-el-bulevar-de.html Tampoco informaron en su momento los medios nacionales, claro está, del apoyo recibido por el proyecto desde el Consejo de Barrio de Gamonal (integrado por 20 colectivos) y la Asociación de Comerciantes Zona G, que agrupa a los tenderos del barrio. Y es lógico que así fuera, porque era un asunto sin trascendencia fuera de la ciudad.
    Por otro lado, no es verdad que Méndez Pozo sea el beneficiario de la contrata: la obra fue adjudicada a una UTE compuesta por COPSA y AROASA, ninguna propiedad del citado constructor. En la que sí tiene participación Méndez Pozo es en la empresa redactora, MBG.

    • Antonio Maestre

      Un placer tus aportaciones Rafael. Siempre oportunas.

  • Cosmopolita

    Excelente análisis que agradezco en nombre de los que buscamos formación e información.
    Saludos cordiales desde Canarias.

  • El gobierno y sus medios afines insisten en criminalizar cualquier protesta que provenga del pueblo. Son de todo menos “Populares”. http://wp.me/p2v1L3-rF

  • Habría que sumar la desinformación y la manipulación que han realizado los vecinos con lo de las plazas de aparcamiento hablando de que se las iban a reducir, cuando es FALSO http://www.palmaenbici.com/?p=4125

  • Es triste que este país —sus medios— sean tan críticos con las protestas “violentas”. Me gustaría saber cómo reaccionaría la mass media si el estándar español fuese como el de Grecia.

    En fin, a alguno le hace falta repasar un poco escritos de principios del siglo XX —el que quiera entender que entienda— que algo de esto, y parece mentira que no lo hayamos superado, sabían.

    • mancuso

      Afortunadamente verdad? No es bueno apoyar a hordas de salvajes que al parecer no han aprendido las normas mas básicas de convivencia ni un modo de gestión de las diferencias medianamente civilizado.
      Ejemplos se pueden poner muchos, por ejemplo en España se ataca a los policías armados de unidades antidisturbios, en cuba los cubanos palidecen cuando un solo policía vestido de calle, le llama la atención.

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

¿De quién es la Universidad?

"Estoy orgullosa de mi pasado y de mi presente, mucho. Pero yo soñaba con ser médico y creo que mi madre también lo soñaba", escribe Noelia Ordieres