lamarea.com

Martes 25 Abril 2017

Opinión

El mundo de Gallardón

“No se trata de proteger una vida deseada y deseable, que en eso estamos todos, sino de imponer su voluntad y criterio moral”, señalan sobre la reforma del aborto los autores, doctores de la Asociación Derecho a Morir Dignamente

<em>El mundo de Gallardón</em>
Manifestación contra la nueva ley del aborto. FERNANDO SÁNCHEZ

No es que el PP no nos tenga acostumbrados al bajo nivel argumentativo con que respalda sus posiciones, incluso en asuntos de gran trascendencia para la ciudadanía pero, así y todo, la presunción del ministro Ruiz Gallardón sobre el efecto imitativo que en Europa tendrá su proyecto de ley contra el aborto sólo parece explicable desde el narcisismo patológico o desde un notable desprecio por la inteligencia ajena. En principio, su predicción de que Europa no tardará en caminar por la senda del auténtico progresismo que, según propias declaraciones, encarna su proyecto de ley, habría de rebatirse desde un similar ejercicio de adivinación del futuro para el que, sinceramente, no estamos tan dotados como el ministro. Ignoramos qué nos deparará el futuro, y aunque sabemos cómo nos gustaría que fuera y, sobre todo, cómo no nos gustaría, no confundimos deseos con hechos demostrados. Los futuribles no han constituido nunca elementos de convicción y esgrimirlos como tal dice poco a favor de quien lo intenta.

Que al señor ministro le guste una Europa al tenor de Malta, Irlanda o Andorra es no sólo comprensible en él; es también un deseo admisible en el marco de la libertad ideológica que defendemos. Pero la evidencia dice –y el ministro no puede ignorarlo–, que su contrarreforma se aparta radicalmente de la regulación más común entre los estados del Consejo de Europa, 32 de cuyos 47 países miembros tienen resuelto el posible conflicto de intereses entre la mujer gestante y el concebido mediante leyes de plazo que reconocen el derecho de la mujer a poner fin a la gestación no deseada en las primeras semanas, entre la 12 y la 24 según países, y posteriormente en los supuestos de violación, riesgo para la madre o malformaciones del feto.

Al menos por ahora no se ven indicios racionales de que Europa vaya a cambiar su criterio. Desde luego, por más torticeramente que se presente por el ministro, sus voceros mediáticos y demás autodenominados “provida”, la reciente resolución del Parlamento Europeo rechazando la propuesta de la eurodiputada portuguesa Edite Estrela no niega que el aborto sea un derecho de las mujeres, simplemente reitera, en consonancia con la propia doctrina del Parlamento desde 2009, que la legislación sobre el aborto compete en exclusiva a los Estados miembros, la mayoría de los cuales, incluida España con la ley Aído, sí reconocen el derecho de la mujer a interrumpir la gestación en etapas iniciales. No parece innecesario recordar a estos pretendidamente “progresistas provida” que aquella declaración de 2009, por 102 contra 69 votos, instaba a los estados miembros a respetar la autonomía de las mujeres para decidir y, en consecuencia, a promulgar leyes de plazo.

El señor ministro tendrá sus razones para retroceder hasta antes de 1985 con su anteproyecto pero desde luego no puede alegar que es una exigencia de las mayorías en Europa; ni siquiera en nuestro propio país donde, además de las crecientes críticas públicas de miembros destacados del PP, una reciente encuesta de Sigma Dos para un medio no precisamente izquierdista señala que menos del 17% de los encuestados está de acuerdo con la contrarreforma de Gallardón mientras que el 73,3% está a favor de mantener la actual ley de plazos. Incluso dentro de sus votantes, el 52,9% se muestra contrario al proyecto de Gallardón y, como un dato esperanzador que no sabemos cómo explicará el ministro, el 84,3% de las personas entre 18 y 29 años se muestran partidarios de conservar la ley Aído. Mucho tienen que cambiar nuestros jóvenes para que el futuro se parezca al que desea Gallardón.

Resulta sorprendente que mientras un país como Bélgica, de sólida tradición democrática y por cierto monoteísta –cristiana más concretamente– está aprobando el acceso a la eutanasia de menores con graves padecimientos, aquí Gallardón con el beneplácito de Rajoy, reinventando también el contenido de su propio programa electoral que no avisaba en absoluto de que se eliminaría el supuesto de malformaciones graves, pretende obligar a las mujeres a completar la gestación de un feto con tales malformaciones que, una vez nacido, condenarán tanto a él como a su familia a sufrimientos tan reales y dramáticos como le explicó el profesor Esparza en su carta abierta de julio de 2012. Y, lo que resulta insultante, pretende justificarlo como una progresista defensa del derecho a vivir que, según él, terminará definitivamente con la supuesta primacía moral de la izquierda.

La realidad es que Gallardón pertenece a esa corriente de pensamiento que divide a las personas en dos grupos: los que deciden lo que está bien y debe hacerse y los que obedecen. Él cree que la vida es un bien absoluto siempre y en toda circunstancia y se considera con derecho –para eso es ministro de justicia– de imponer a los demás determinadas conductas. No se trata de proteger una vida deseada y deseable, que en eso estamos todos, sino de imponer su voluntad y criterio moral aunque sea a costa de infringir sufrimiento, indignidad y humillación a quienes son y se sienten –por más que le pese al señor ministro– dueños de su vida y de su cuerpo. Porque tanto en el rechazo a la eutanasia como al aborto de los “provida” subyace la misma intención de limitar la libertad individual. Ésa y no otra es la intencionalidad de esta contrarreforma pero todo parece indicar que el curso de la historia, al menos en los países de nuestro entorno cultural y político, no camina en ese sentido. Gallardón vive en otro mundo.

Luis Montes Mieza es médico y presidente federal de la Asociación Derecho a Morir Dignamente

Fernando Soler es médico y secretario de la Asociación Derecho a Morir Dignamente de Madrid

Luis Montes Mieza y Fernando Soler

Luis Montes Mieza y Fernando Soler

  • Conxa

    Aborto, eutanasia. Dos temas tratados de la mismísima manera : privar al ciudadano del derecho a eligir, suprimiendo su libertad. No seria más lógico disponer de leyes amplias, sin imposiciones y quien quiera hacer uso del aborto o de la eutanasia pueda hacerlo sin penalizaciones en su propio país? Dónde esta el respeto por la diversidad?

  • eda risco

    fantásticas las observaciones, acertadísimo el párrafo final: en el fondo es una cuestión de libertad, de la obsesion de la derecha dpor limitar la libertad idividual (en este y en tantas otras cuestiones) Mi enhorabuena a los autores.

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.