lamarea.com

Política

1931-1978: Dos constituciones, dos democracias, dos Españas

El autor de ‘Modelos de democracia en España. 1931 y 1978’ (Península) compara los dos textos.

06 Diciembre 2013
20:34
Compartir
1931-1978: Dos constituciones, dos democracias, dos Españas
Distintas ediciones de las dos últimas cartas magnas españolas.

La crisis económica ha puesto de manifiesto una profunda crisis institucional que cuestiona las bases del sistema político nacido con la Constitución de 1978. En un momento en que agentes y entidades al servicio del mercado campan a sus anchas en el espacio público, la ciudadanía se siente más desamparada que nunca. Máxime cuando vuelve la mirada hacia la norma fundamental del sistema jurídico, la Constitución, y no encuentra allí instrumentos que defiendan los derechos fundamentales o la participación ciudadana en los asuntos públicos. La crisis no ha hecho sino agravar los déficits estructurales del sistema constitucional español desde la Transición, un sistema que sentó las bases para la sociedad desigualitaria, individualista, machista, poco participativa y nada sostenible en la que hoy vivimos.

En este contexto resulta imprescindible volver la mirada hacia la experiencia republicana y su Constitución, la primera experiencia democrática en la España del siglo XX. No para rememorar un pasado que nunca volverá, sino como prueba de que es posible articular un sistema jurídico-político basado en los valores de compromiso democrático, libertad, responsabilidad y justicia social.

Ruptura vs reforma

1931 La República nace con la vocación de transformar radicalmente la realidad de la España que se encontraron y construir una sociedad moderna identificada con la democracia, la libertad, los derechos humanos y la justicia social. Los republicanos eran conscientes de que ello exigía un cambio radical de actitudes, comportamientos y prácticas ciudadanas y utilizaron la Constitución como instrumento desde el que llevar a cabo esta labor.  

1978 La Constitución nació como un texto de transición. Bajo el escaparate de una democracia formalmente representativa en el marco de una economía capitalista, su articulado permitió que conservaran sus privilegios quienes durante la dictadura controlaron los resortes de los poderes políticos, económicos y mediáticos.

Democracia vs genética

1931 La creencia de la República en la democracia y en la voluntad ciudadana se manifiesta ya desde la elección del jefe del Estado –el presidente de la República–, sometida al principio de soberanía popular que preside de inicio a fin el texto republicano.  

1978 Una Constitución que se reclama democrática y basada en el principio de soberanía nacional, pero que después somete la jefatura del Estado a las leyes de la genética. Deja al margen de la voluntad popular una cuestión tan importante y simbólica como la elección del jefe del Estado. El desprecio a la democracia es tan grande que el rey ni siquiera ha llegado a jurar nunca la Constitución (y sí, por dos veces, las leyes fundamentales franquistas).

Parlamento vs gobierno

1931 La República recogió los cánones principales del parlamentarismo que se había desarrollado en la Europa de entreguerras. Su texto constitucional dejó bien claro la preeminencia del poder legislativo, en cuanto expresión de la voluntad general, frente a las atribuciones del poder ejecutivo o gobierno. Se concebía el parlamento como centro de la vida política y como instancia de control del gobierno. 

1978 Bajo la excusa de terminar con los “excesos” del parlamentarismo, la Constitución configuró una democracia de baja intensidad en la que despreció los mecanismos parlamentarios efectivos de control del gobierno, limitó la moción de censura y redujo a su mínima expresión la iniciativa legislativa popular. Consolida un gobierno fuerte frente a un parlamento débil.

Participación vs representación

1931 La República extendió la democracia mucho más allá de los estrechos márgenes de los partidos políticos. Se constitucionalizó por primera vez en España el referéndum legislativo, que permitía al pueblo decidir sobre las leyes votadas en el parlamento. Se apostó por el jurado como mecanismo de participación ciudadana en la administración de justicia.

1978 Se rechazó incluir en el texto constitucional aquellas medidas que avanzaban hacia la democracia directa, auténtico temor de los constituyentes. Se consolidó un sistema electoral tendente al bipartidismo, y se estableció un sistema de reparto de cargos institucionales (Defensor del Pueblo, magistrados del Tribunal Constitucional, etc.) para los dos partidos mayoritarios.

Laicidad vsaconfesionalidad 

1931 La República constitucionalizó un Estado laico, que enmarcara la cuestión religiosa a la esfera privada y que terminara con el poder que la Iglesia católica -reaccionaria y antidemocrática- había mantenido durante épocas pasadas. Las confesiones religiosas pasaron a tener el estatuto de asociaciones, limitadas exclusivamente a las actividades relacionadas con el culto, y se las obligó a cumplir las normas tributarias del país y ajustarse al principio de autofinanciación.

1978 Tras ser la jerarquía de la Iglesia católica uno de los pilares básicos de la dictadura, la Constitución nacida de la transición consagró el principio de aconfesionalidad del Estado. Fue esta una fórmula pensada para que la Iglesia católica pudiera tener una relación preferente con los poderes públicos, como se manifiesta en el hecho de que el Estado –es decir, todos, católicos y no católicos– financie sus actividades. La Constitución mantiene los privilegios económicos, fiscales y jurídicos de la Iglesia católica.

Derechos vs retórica

1931 La República planteó un amplio catálogo de derechos, extendiéndolo a ámbitos históricamente privados, como el matrimonio, la educación, la familia, el trabajo o la economía. Prueba de esta vocación de ampliar derechos fue la cuestión de la igualdad de género. Se instauró el voto femenino, el matrimonio civil con plena igualdad de derechos y deberes de los cónyuges o el divorcio, entre otras medidas tendentes a romper con la sociedad patriarcal.

1978 Los constituyentes fueron incapaces de garantizar algo más que un catálogo de derechos liberales. Derechos sociales como el trabajo o la vivienda se incorporaron en el texto como meros principios rectores de la política social y económica, sin posibilidad de ser demandados ante los tribunales. Tales derechos quedan subordinados a la proclamación constitucional de la “economía de libre mercado”, eufemismo bajo el que calificar al sistema capitalista.

Educación pública vs educación concertada

1931 Se garantiza el carácter obligatorio de la educación básica, pública y gratuita. A raíz de esta proclamación constitucional, se llevó a cabo el mayor esfuerzo económico en este ámbito por parte del Estado de la historia de España. Se constitucionalizó la laicidad de la enseñanza, prohibiendo su ejercicio a las órdenes religiosas. 

1978 Se reconoce el derecho a la educación. Junto a ello se estableció un subterfugio para que el Estado, detrayendo fondos público para financiar a la educación privada: los colegios concertados. Es la derrota del modelo de enseñanza pública y laica de raíz republicana frente al poder de la Iglesia católica, que además ha mantenido que se imparta la asignatura de religión también en los colegios públicos.

Una diferencia esencial: un instrumento de futuro vs un arma para blindar el pasado

1931: La Constitución republicana es un instrumento de futuro en la medida en que demuestra cómo es posible articular una propuesta de cambio radical de la sociedad en términos progresistas. Debemos releerla y aprender de su texto y espíritu a la hora de conseguir la necesaria hegemonía social, cultural y política que requiere enfrentarnos a un futuro proceso constituyente.

1978: Bajo las palabras de la Constitución resuenan todavía demasiados ecos franquistas. Su silencio respecto al pasado republicano es una buena prueba de que la sombra del franquismo influyó en su articulado. Hoy, no es un instrumento útil desde el que construir la sociedad igualitaria y democrática que necesitamos.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

Rafael Escudero

Rafael Escudero

  • Paco

    La Constitución de 1978 fue aprobada en referendum, la del 31 no. La Constitución de 1978 habla de nacionalidades, la del del 31 de regiones. La ley de Defensa de la República era claramente antidemocrática. El sistema electoral de la república, mayoritario, no era mejor que la ley de Hondt. La Constitución de 1931 no fue fruto de un consenso, la del 78 sí. Se dice que la Constitución del 78 no es nada en la práctica… ¿Acaso fue algo la del 31? ¿Se hizo la reforma agraria por arte de magia? ¿Es que el gobierno de la derecha, del 33 al 36, no fue también república?

  • OestePURPURA

    De nuevo el neo-republicanismo se olvida del aspecto territorial. ¿No será que tienen miedo a decir que los leoneses estábamos reconocidos, regionalmente hablando, en ambas Constituciones pero que en 1981 la UCD y el PSOE deciden cambiarlo todo y crear las absurdas autonomías de “Castilla y León”, “Madrid”, “La Rioja”, “Cantabria”,…?

  • “La crisis no ha hecho sino agravar los déficits estructurales del sistema constitucional español desde la Transición, un sistema que sentó las bases para la sociedad desigualitaria, individualista, machista, poco participativa y nada sostenible en la que hoy vivimos”

    El error de este artículo está desde el comienzo: “en la que hoy vivimos”… ¿acaso la sociedad en la que vivíamos en 1978 y antes era distinta? Si no lo es, sino que las desigualdades y la falta de democracia se han profundizado, ¿de qué Transición (cambio de un estado de cosas a otro estado de cosas diferente) hablamos?

    Otro más que escribe como si acabara de aterrizar en la realidad desde una galaxia lejana

  • María

    Para Manuel:
    “De aquellos polvos estos barros”.
    El problema de la España de hoy viene de lo que pasó en aquellos oscuros años sin que todavía se haya hecho justicia. Se se hubiera hecho, otro gallo cantaria hoy en España. Aquellos caciques, verdugos y asesinos del pueblo, ganaron y escribieron la historia como les convenía a ellos.
    Al no haber escarmiento la historia se repite. Aquello fue una guerra entre ricos y pobres, lo mismo que la
    guerra fría que sufrimos ahora. La única ventaja que veo de formar parte de la Unión Europea es que a esta España caciquil y embrutecida no se le permitirá perpetrar otro golpe de Estado.
    Los que dieron su vida por los derechos y libertades del pueblo español merecen el máximo reconocimiento y gratitud y las páginas de nuestra historia que nos secuestraron se deben leer para entender la página de hoy y partir hacia adelante con más sabiduría y conocimiento de la situación.

  • María

    Un hermoso sueño del que nos despertó de manera dramática la parte caciquil, embrutecida y oligarca de la España a la que el buen Antonio Machado se refería como que había de helarte el corazón

    • Rafa

      Si el PSOE (aquello sí era PSOE) hubiera admitido el 19 de febrero de 1936 ser parte del gobierno del Frente Popular (del que formaba parte) en vez de un apoyo externo, y por tanto con toda seguridad se hubieran repartido las necesarias armas el mismo día 17 por la noche, otro gallo habría cantado…
      Igual se habría hecho realidad la letra de la canción popular “Los cuatro generales” sobre los generales sediciosos ahorcados en “Nochebuena”.

  • Republicano

    Muy buen trabajo, imposible de encontrar en todos los medios del régimen, que hablan y hablan de su constitución, mentirosa e incumplida, durante 35 años en todo lo que prometió al pueblo. Reformar esa constitución sin tener en cuenta la constitución más democrática que España ha tenido en toda su historia, la de la II REpública, es un acto de mentira y de pasar de puntillas por ese periodo histórico, que delata la complicidad de toda esa recua de políticos sobornados con lo peor de este país.

  • 4lex

    Como aconsejan desde meneame:
    “Un muy buen análisis de como se forjó la Constitución del 31 esta en
    http://es.wikipedia.org/wiki/Constituci%C3%B3n_espa%C3%B1ola_de_1931
    , se lee casi como una novela histórica.”

  • Porque únicamente bajo una torticera y manipulada interpretación de la realidad se puede considerar a España una verdadera democracia cuando a día de hoy tenemos el triste y humillante honor de ser el segundo país del mundo con mayor número de desaparecidos, únicamente por detrás de Camboya ¡Ahí es nada! Y mientras el propio estado español torpedea cualquier intento de identificarlos y exhumarlos de las cunetas en donde llevan más de medio siglo olvidados, haciendo caso omiso de las exigencias de la ONU y de las más variadas organizaciones de derechos humanos mundiales para que se ponga fin a la impunidad fascista. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/10/de-verdad-espana-es-una-verdadera.html

    • Manuel

      Yo no voy a pagar para que saquen los huesos de tu tatarabuelo o del mío. Me parece que el victimismo estúpido no tiene límite.

      • Psicoloco

        Tienes razón, en cambio pagar por mantener tumbas de dictadores (véase Valle de los caídos) o por adoctrinar la religión católica en la excuela está bien.
        Al fin y al cabo, enterrar dignamente a la gente muerta que no lo ha sido sería sólo cerrar una herida en nuestra historia y poder pasar página por fin.

      • Tu abuelo estará en su tumba después de haber asesinado a los nuestros. Mejor no sacarlo de donde está.

  • El Pueblo debe recordar que lo que atacó y abolió brutalmente el pepero general Franco fue una Constitución y que eso equivale a un delito de lesa humanidad.
    Sin dejar de lado que para justificar burdamente esa canallada, el ignorante sátrapa continuó persiguiendo, torturando y asesinando ciudadanos españoles desde 1936 hasta 1976.
    En alguna cuneta se encuentran los huesos de dos de mis tios maternos.
    Todo el que pretenda defender el franquismo es cómplice de aquellos delitos y recuerdo a este desgobierno pro-franquista que por menos se ilegalizó a Herri Batasuna.
    A ver lo que hacen ahora con esos dos canallas torturadores solicitados por un tribunal argentino.

    • Jose

      Considerando que el PP no existía en esa época demuestras bastante ignorancia en tus argumentos. Lo que atacó y abolió el “pepero” General Franco (ni siquiera fue el artífice de la sublevación) fue el expolio artístico, los ataques a los empresarios (antes de que otro salga ladrando como tú, no estoy hablando de empresarios de una gran cadena multinacional, estoy hablando de zapateros, comerciantes de ultramarinos, etc) y sí, era un hipócrita, porque evitó el asesinato de personas por ideología y condición social para luego después, por venganza, hacer lo mismo.

      • Psicoloco

        Tienes razó, hubo una parte de expolio artístico en las quemas de conventas e iglesias, y es realmente condenable y lamentable.
        También pagaron en el terro rojo justos por pecadores, incluyendo pequeños propietarios, como los que comentas.
        También había una lucha de intereses de clase entre la gran burguesís, por ejmeplo el latifundismo rentista del sur, y el derecho a una vida digna de la gran mayoría de la población.
        Y no olvidemos que cuantitaivamente el terror fascista fue muy superior al rojo (de más de 10 a 1) y que cualitativament también lo fue (el fascista básicamente organizado desde los aparatos de represión del estado) y el rojo básicament organizado desde grupos incontrolados, que se aprovecharon de la debilidad del estado.

      • Considerando que la derechona fascista clerical incitadora del aquel golpe de estado era la misma que ahora se hace llamar PP y que nunca ha habido otra y que además cuando se produjo la invasión desde Marruecos con Franco a la cabeza y el ejército mercenario moro yo vivía en Tetuán (Marruecos) y contaba seis años que fue cuando asesinaron a dos tíos mios uno de 16 años y otro de 22, puedo asegurarte que si te miras en un espejo lo que verás será la cara de un ignorante macaco de los montes Gorgis rabioso.
        Si quieres informarte solo rienes que leer las crónicas del Heminway y entonces puedes comenzar a demolaer muros a cabezazos.
        Yo volví a España desde Francia en 1976, ya con cuarenta años.
        La Historia está en todas las hemerotecas extranjeras. Por eso hay jueces con datos ciertos y nombres conocidos que demandan justicia.
        No te veo defendiendo constituciones a ti.

Última hora

LM47 – MARZO 2017

Los socios/as escriben

Excelencia es no poner lavadoras

"Excelencia es echarle más horas. Excelencia es no poner lavadoras", escribe Álex Gaita.

Tus artículos

Sin ingresos no hay derechos

"La excusa es sencilla: 'No hay dinero'. Sí que lo hubo para el rescate bancario, para proteger a La Trama mediante la modificación del artículo 135 de la Constitución. Quieren que vivamos del aire para mantener sus privilegios", sostiene la diputada de Podemos Isabel Franco.