lamarea.com

Sábado 24 Junio 2017

Política

La otra marea negra del Prestige: promesas incumplidas, votos comprados

Tras el hundimiento del barco, la prioridad del Partido Popular fue que el Prestige no lo arrastrara al fondo con él

14 Noviembre 2013
10:29
Compartir
La otra marea negra del Prestige: promesas incumplidas, votos comprados

El hundimiento del Prestige no sólo cambió temporalmente el paisaje de Costa Da Morte, sino que también modificó el panorama político y económico de Galicia. La sentencia que ayer exoneró de culpa a los tres encausados por la mayor catástrofe medioambiental de la historia de España es el último capítulo desde que aquel mes de noviembre de 2002 las aguas gallegas se tiñeron de negro.

Tras el hundimiento del barco, la prioridad del Partido Popular fue que el Prestige no lo arrastrara al fondo con él. La maquinaria de propaganda de la Xunta y todas las fuerzas vivas del partido se pusieron a trabajar para minimizar el posible coste electoral de una tragedia de estas dimensiones.

La compra de votos y voluntades

El hundimiento del Prestige llevó al gobierno a publicar una serie de decretos urgentes con las indemnizaciones que se darían a cofradías, armadores y mariscadores. Según un estudio de la universidad de Santiago, las ayudas otorgadas a las marineros llegaban a duplicar el salario ganado en sus labores. Extremo reconocido por Antonio Blanco, alcalde popular de Muxía.

En cuanto a las indemnizaciones dadas a las armadores, éstas hacían que les resultara mucho más rentable tener las embarcaciones paradas que trabajando. El Partido Popular utilizó las indemnizaciones como arma electoral para conseguir mantener el apoyo en las zonas afectadas por la tragedia y así exhibirlas ante el resto de la sociedad gallega como ejemplo de que la catástrofe del Prestige no les había pasado factura.

Así ocurrió en la zona cero de la tragedia, la ciudad de Muxía, un pequeño pueblo pesquero que se adentra en el mar cantábrico flanqueado por el Cabo Vilano y Cabo Touriñán. El Partido Popular consiguió mantener la mayoría absoluta en esa pequeña población en las elecciones municipales de mayo de 2003, efectuadas tan solo 6 meses después de la tragedia. El partido de Fraga consiguió 2.200 votos, solo 25 menos de los que consiguiera en las elecciones de 1999.

La estrategia del PP de usar las indemnizaciones a los afectados en las poblaciones más dañadas por el vertido se dio en Cambados, Boiro, Noia, Carballo, Rianxo, Muros, Porto do Son, Laracha, Vimianzo, Cee, Malpica, Muxía, Fisterra, Ponteceso, Camariñas, Carnota, Corcubión, Dumbría y Laxe aumentando además la partida de las indemnizaciones en las fechas previas a las elecciones generales de 2004, para llegar incluso a entregar las indemnizaciones durante la campaña electoral.

Tal y como ocurrió en Malpica de Bergantiños, en la que incluso hubo pescadores que cobrarían a la vez las indemnizaciones del Prestige junto a las del Mar Egeo, petrolero hundido frente a la torre de Hércules en el año 1992. En esas elecciones generales el Partido Popular en Malpica consiguió el 48% de los votos siendo el más votado con 2.318 votos, en las elecciones generales del año 2000 había conseguido 2.454 votos con un porcentaje del 53% de los votos.

La premura con la que el Partido Popular actuó en el caso de las indemnizaciones, que llegó a exigir a las cofradías más rapidez en la entrega de la documentación, se debía a la intención de entregar todas las ayudas e indemnizaciones antes de la fecha de las elecciones generales de 2004. Esa tendencia electoral se mantuvo en casi todas las poblaciones que sufrieron la marea negra. Muxía, Junto Fisterra y Cee, en las que el PP consiguió mayoría absoluta tras el desastre, fueron la bandera que enarboló Mariano Rajoy para minimizar el impacto político del desastre.

Las consecuencias políticas en el PP

Hubo que esperar al año 2005 para que la factura del Prestige le fuera cobrada al Partido Popular. Las promesas del gobierno central del plan de dinamización económica, el Plan Galicia, con 1170 millones de euros enviados desde Madrid, no pudieron minimizar el desgaste que Manuel Fraga venía sufriendo desde el hundimiento del Prestige en el año 2002.

El PP acabó derrotado en las elecciones autonómicas de 2005 frente al PSG y BNG por primera vez en la democracia. Anteriormente en el año 2003, las disputas internas en el seno del PP, surgidas a raíz del vertido, propiciaron que la confianza del electorado gallego en Manuel Fraga fuera desapareciendo paulatinamente.

Uno de los principales motivos de desgaste que sufrió Manuel Fraga fue por Xosé Cuiña Crespo, su heredero. Cuiña no tenía plena confianza en la gestión que se venía haciendo de la catástrofe desde Madrid e incluso llegó a proponer que la limpieza de las playas fuera gestionada desde la Xunta.

El que fuera número 2 de Manuel Fraga propuso una comisión de investigación en el Parlamento gallego que provocó duros enfrentamientos con el gobierno central que vetó varias comparecencias. Cuiña finalmente tuvo que dimitir por una información de la Cadena Ser en la que se acusaba a empresas de su familia de haber vendido trajes de agua y palas para la limpieza del chapapote. El sustituto de Cuiña fue uno de los hombres fuertes de Mariano Rajoy, el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Cuiña fue la primera víctima política del Prestige.

La marea urbanística del Prestige

El chapapote no fue el único en impregnar la costa con el hundimiento del Prestige. El boom urbanístico y los escándalos de corrupción fueron otra de las mareas que asfaltaron todas las poblaciones afectadas por el vertido. Según una información de Paola Obelleiro en el diario El País del año 2007, desde el año 2005 al 2007 la construcción se incrementó en Fisterra en un 444%.

El nivel al que llegó el ladrillazo y la escalada urbanística arropados por la impunidad propia de estas actuaciones llevó incluso a que el alcalde de Cee autorizara a una empresa del socio de su hijo a construir sobre el río Laxe, canalizándolo a través del sótano. En la misma población, una constructora de Elche planeaba construir una urbanización con más de mil viviendas.

El parador de Muxía

Una de las infraestructuras de turismo prometidas en el Plan Galicia de 2003 era la construcción de un parador en Muxía. A principios de 2012, Manuel Soria, Ministro de Energía, Industria y Turismo, renunció a construirlo por la reducción presupuestaria después de 9 años de promesas en las fechas previas a las elecciones.

El plan para la construcción del parador de Muxía se aprobó en consejo de ministros en el año 2010 después de que todos los gobiernos desde el año 2003 aseguraran que el proyecto se llevaría a cabo durante su mandato. En el año 2011 se puso la primera piedra, y tras la renuncia del ministro Soria a ejecutar el plan, no hay visos de que acabe poniéndose la última. A pesar de que Mariano Rajoy prometiese que el parador de Muxía se construirá durante su legislatura, el parador de Muxía se construirá “sí o sí”, dijo desmintiendo a su propio ministro.

No es la primera vez que Mariano Rajoy hace una promesa en lo que respecta al parador de Muxía, ya que fue él mismo el que en el año 2003 cuando visitó las playas de la población en el mes de diciembre, un año después del desastre, con la solemnidad propia del momento prometió “El parador estará en Muxía”.

La Marea es editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

  • Puesnoloentiendo

    Resumen del artículo: el culpable del Prestige es el PP porque Fraga se fue de caza y porque indemnizaron a las víctimas antes que nunca en la historia intentando así asegurarse 2000 votos en Muxía, Malpica y otros pueblos que son claramente los que deciden en las elecciones gallegas, y más en las generales. Ajam… Ajam… Estoy esperando tu artículo sobre las indemnizaciones del terremoto de Lorca y sobre las 11 víctimas mortales del incendio de Guadalajara.

  • Y se apuntaron al *cambio* once millones de TDLC responsables de la verdadera marea negra que nos ha llevado a la época de las cavernas.
    Es el momento de comprobar si era verdad que los hilillos de plastilina se solidificaban al contacto con el aire como aseguró poniendo la mano en el fuego el mantas *fin de la cita*.
    Solo habría que tirar de uno de ellos para llegar a desenrrollar la madeja de toda la trama urdida para dejar un carguero sin motores de timón a la deriva con oleaje sotavento de seis metros y un casco simple soldado a una estructura de codaste tan ligera como una lata de sardinas. Hasta los inmigrantes en pateras saben que se puede partir en dos, y eso fue lo que pasó por no haberlo llevado a una rada de aguas tranquilas.
    Mi abuelo materno fallecido en 1925 era profesor de náutica en la Academia de Marina de san Fernando, en Cádiz. Sé lo que digo porque además he vivido mas de cuarenta años en Africa a orillas del Atlántico.
    Si este caso fuera llevado al Tribunal de Estrasburgo la cúpula pepepera del gobierno de entonces iba a cagar tangadas de maruenda dura durante mucho tiempo.
    Pero el mantas enano teniendo a su disposición toda la información sobre el tráfico mundial de este tipo de barcos porque para eso está nuestro Ministerio de Marina uno de los mas prestigiosos del mundo, decidió al momento que a él nadie tenía que decirle cómo tenía que conducir ni lo que tenía que beber.

Última hora

LM50 – Junio 2017

Los socios/as escriben

Comentarios al reportaje sobre Venezuela de la periodista Natalia Viana de Agencia Pública

"Dice Natalia Viana que ha estado tres semanas en Venezuela pero parece que hay algunas cosas de las que no se ha enterado", escribe el socio cooperativista de 'La Marea'..

Tus artículos

Dueños de nada. De nada de lo que dices

David Sánchez responde al artículo de Antonio Navalón. "Hablas de nosotros como si supieras. Y, aun siendo seres deplorables sin valores algunos, nuestros padres nos han explicado que no se debe hablar de lo que uno no sabe", escribe.