Sociedad

¿Ética y éxito empresarial? El caso de Nacho Escobar

¿Ética y éxito empresarial? El caso de Nacho Escobar
Nacho Escobar, uno de los creadores de Futboling.
04 de agosto de 2013
16:56

Para muchos, en España ser empresario de éxito es algo ético en sí, por contribuir a crear empleo o crear valor añadido. Para muchos otros, es justo lo contrario, por cuanto el empresario se enriquece a costa del trabajo de otros y, en el caso de empresas transnacionales, a costa también del medio ambiente, las comunidades locales o la estabilidad financiera. La historia de Nacho Escobar y de un futbolín casi mágico puede ayudar a evidenciar los matices y complejidades de ambas posturas.

Nacho estudió informática, pero su gran escuela ha sido la práctica: hacer realidad proyectos empresariales un tanto especiales. Especiales por su originalidad técnica y su compromiso social.

El último se llama Futboling, un futbolín mimado hasta el último detalle, lo que implica no sólo el diseño físico, sino, y especialmente, un software innovador que permite al jugador registrar un avatar para competir en puntos con cualquiera que juegue en otra máquina en el mundo. Cambia el sonido ambiente en función del resultado e incluso saca tarjeta roja. VER VÍDEO

Pero la innovación no acaba ahí. Del euro que entra en el cajón, nada va a fines de lucro. Un tercio va para una ONG que el jugador elige instantáneamente de entre una lista, otro tercio a la fundación que mantiene los futbolines empleando trabajadores con necesidades especiales, y el último tercio va para la propia institución en la que está instalado cada Futboling.

“Casi cada día nos llama alguien que quiere comprar o alquilar una máquina y le decimos educadamente que no”, cuenta Nacho. Y es que sólo la instalan en instituciones donde ese último tercio de euro puedan dedicarlo también a fines sociales concretos. Ya está en varias universidades españolas, como la de Extremadura o Salamanca. “Hemos tenido que decir que no a muchos hoteles, bares, peñas, chiringuitos o campings”.

“El dinero tiene que venir de algún lado”

Los futbolines, además, están fabricados 100% en España y hechos de componentes reciclables. Para financiar su construcción, la idea es que el coste de fabricación vaya a cargo de marcas patrocinadoras. Todavía no han firmado con ninguna, en parte por vetar marcas de alcohol, tabaco o juego, algunas que han llegado con importantes sumas encima de la mesa. Aunque ya hay otras compañías interesadas.

Nacho reconoce que algunas ONGs y universidades ya le han afeado el gesto cuando han mencionado la idea de vincular su imagen a la de empresas transnacionales. Esto es una dificultad que él mismo se plantea, y ha pensado en varias alternativas para el futuro, como el crowdfunding o el pago por adelantado de partidas para centros sociales que quieran futbolines sin marcas, “pero estamos hablando de un proyecto muy complejo, de mucho tiempo (llevan más de 4 años) y muchas personas, y para hacer la idea sostenible el dinero tiene que venir de algún lado.”

Horizontalidad y consenso

Pero esta no es la primera experiencia de Nacho tratando de conjugar ética con éxito empresarial. Hace 14 años montó, con varios socios, e-cultura, una diseñadora y gestora de proyectos culturales que llegó a tener 130 trabajadores, y en cuyo consejo de administración no importaba la cantidad de capital de cada socio, sino que se regía por el modelo “una persona, un voto”. Una empresa que, sin llegar a ser una cooperativa, presumía de funcionar como una asociación de vecinos. “Todos éramos iguales y los sueldos eran buenos. He conocido lo que es hacer las cosas solo y también en equipo en un modelo horizontal. Creo que este último es fantástico”, recuerda Nacho.

La empresa, sin embargo, está hoy en proceso de liquidación. “Crecimos mucho, quizá demasiado, pero por el camino diseñamos más de 200 proyectos de infraestructura y comunicación cultural. Nuestra visión humanista atraía a un lugar remoto (Extremadura) a los mejores profesionales, y así competíamos con los grandes. Dábamos soluciones globales: hablábamos con la gente del lugar y si, por ejemplo, era una zona minera, integrábamos en el proyecto una solución de reconversión industrial para el sector.”

¿Por qué se fue a pique? “Yo creo que todo empezó a ir mal cuando vendimos un porcentaje que compró una gran compañía. Cuando las cosas están bien habladas, se sabe qué hacer y cómo, y existe un equilibrio en lo social, una empresa es imparable. Pero el principio del fin viene cuando las decisiones ya no se toman por consenso y el capital se antepone a los criterios profesionales”. A lo que añade: “Y si la gente que trabaja está contenta, el servicio o producto es mucho mejor. Y esto suena muy moderno, pero es una realidad como la copa de un pino”.

Nacho y su socio Félix pretendieron seguir haciendo innovación social, y fue precisamente en el consejo de administración de esta empresa cuando por primera vez propusieron la idea de Futboling. Pero los intereses ya eran otros, y aquélla fue la última reunión del consejo para Nacho.

Hoy, Nacho y el equipo profesionales interdisciplinares que le ayuda han creado un producto “redondo”, innovador, que busca un fin social y que además tiene una gran demanda. Sobre la coherencia de su modelo de negocio, Nacho recuerda que “la universidad no quiere algo patrocinado por Coca-Cola, pero la sirven en sus bares y tienen máquinas de vending con el logo bien visible”.

Probablemente, pronto firmen con varios patrocinadores. Veremos, por ejemplo, a Movistar o a Vodafone en una de las máquinas de Futboling, en lo que algunos verán como una manera de lavar su pésima imagen y ganar clientes sin mejorar sus comportamientos en el día a día. Para otros, esto no tiene porqué ser un problema, sino al revés, como ellos, pensarán que es mejor que las grandes empresas destinen el dinero a algo así.

6 comentarios

  1. Juani
    Juani 07/08/2013, 12:19

    No entiendo eso de negarse a que lo pongan en peñas o bares Manolos y que les parezca bien que les patrocine Movistar. Mayor contradicción que las de ciertas ONGs (y ahora, empresas sociales) no existe. Las multinacionales son el mayor responsable de el estado de las cosas. Cero colaboración y, a ser posible, 100% boicot.

    Responder a este comentario
  2. Vero H
    Vero H 06/08/2013, 21:25

    Es una iniciativa genial y deberían existir más que siguieran este esquema, el problema es que el sistema capitalista engulle a las empresas sin ánimo de lucro y que deban ser financiadas por trabajadores.

    Al final, los que menos recursos tienen son los interesados en estos temas pero precisamente los que menos pueden mantener estas empresas.

    Los que más recursos tienen en el capitalismo suelen haberlos conseguido por otros medios, con ánimo de lucro y solo apoyarán estas iniciativas si ven beneficio, aunque sea en forma de imagen o RSC.

    El problema de siempre, el capitalismo realmente suele premiar más la avaricia que el altruismo. Por ello es importante cambiar el sistema para que estas medidas no solo sean paliativas sino la práctica mayoritaria y que el bien común no sea una labor ardua en un mundo en tu contra sino una manera de funcionar.

    Responder a este comentario
    • Vero H
      Vero H 06/08/2013, 21:28

      Empresas sin ánimo de lucro es un concepto raro.. quiero decir empresas que cumplen una función social, cuyo lucro va destinado a esos fines.

      Responder a este comentario
  3. barea
    barea 06/08/2013, 18:42

    Lo que faltaba, la izquierda guai apuntándose a la ideología neoliberal emprendedora.
    Sinceramnete, de estos me espero cualquier cosa menos una izquierda de combate.

    Responder a este comentario
    • ROSA ROZALÉN
      ROSA ROZALÉN 07/08/2013, 18:47

      pues de quien deberías desconfiar es de los tiburones neoliberales. tratar de aplicar la cabeza y el corazón a hacer los negocios como una forma de ganarse el pan haciendo el bien (o el menos mal posible), no debería darte miedo.

      puedes esperarte lo que quieras de quien quieras, pero mientras desconfías de gente que no te roba directamente (como a través del recibo de la luz o del agua) demuestra de que lado estás

      se trata de capitalismo sí o no. de buscar camino que nos permita vivir sin aplastar al de lado, pero tú quédate en si son de izquierdas guai o de derechas, más guai todavía.

      no has entendido nada. Y es todo un problema, porque así nos va a todos los demás.

      Responder a este comentario
  4. Rocío Sánchez
    Rocío Sánchez 04/08/2013, 17:53

    Que idea más buena.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripciones

Ya somos 2.356

Necesitamos 5.000 para ser sostenibles

Opinión

Recortes y un cubo de agua fría para los enfermos de ELA

Los recortes en la atención a dependientes y la falta de una atención en la Seguridad Social son las principales reivindicaciones de los pacientes

Puchero en agosto

"En política resiliencia es que te pidan regeneración democrática y tú conviertas eso en una reforma electoral que perpetúe en el poder a Ana Botella, Rita Barberá o León de la Riva cuando las cosas se ponen feas según las encuestas", explica el autor

Apúntate a nuestra newsletter

Regístrate para recibir un resumen de las mejores noticias de la semana en tu mail.

CARTAS A LA REDACCIÓN

¡Bienvenidos al zoológico!

"Como en su día les tocara a los gobiernos del Sur, hoy son los gobiernos del Norte los que se ven obligados a decir ¡¡¡sí bwana!!!", asegura este lector

Colabora con La Marea

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

La curiosa obsesión de Vozpópuli con Podemos

Desde el 25 de mayo el periódico digital ha publicado un total de 164 noticias y artículos (1,76 de media cada día) que incluían es su título la palabra “Podemos” para referirse a la nueva formación política o la palabra “Iglesias” para mencionar a Pablo Iglesias, su cara más visible

Boicot académico a Israel: una experiencia personal

"Mi decisión provisional", afirma el autor, "es seguir trabajando con mis colaboradores en Israel mientras sigo buscando formas de desmarcarme públicamente de la política y de las acciones militares de su gobierno."

LA UNI EN LA CALLE

Sociología de género: pensar la igualdad, vivir la diferencia

La autora es antropóloga, doctora en Sociología y especialista en Sociología del Consumo

Este artículo se incluye en "La Uni en la calle. Libro de textos". A la venta aquí.

Síguenos en Twitter