Sociedad

Un refugiado sirio logra pedir asilo tras llegar como polizón a Valencia

Organizaciones humanitarias denuncian que en otros casos las autoridades españolas no dejan desembarcar a los refugiados para que puedan presentar su caso.

03 enero 2013
07:00
Compartir
Un refugiado sirio logra pedir asilo tras llegar como polizón a Valencia

VALENCIA // El 26 de diciembre, el Grande Portogallo partía del puerto de Gebze, en Turquia. El destino de este buque de bandera italiana: el puerto de Valencia. En su interior se encontraba un ciudadano sirio de 43 años que huía de la guerra de su país y que aspiraba a pedir asilo a su llegada a un puerto español.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Refugiado (ACNUR) avisó, mediante la Comisión de Ayuda al Refugiado en el País Valenciano (CEAR) de la llegada del polizón y recordó a la subdelegación de gobierno y a la policía que éste debería ser informado de sus derechos y recibir la debida asistencia letrada de acuerdo al protocolo vigente, “con el fin de que esta persona tenga la posibilidad de poder descender del barco, bajar a un país seguro como España y detener así su travesía por el Mediterráneo”.

En esta ocasión la historia del refugiado sirio puede acabar bien. A su llegada al puerto valenciano, el polizón bajó del barco y fue llevado por la policía a la Oficina de Asilo al Refugiado (OAR) donde se inició el procedimiento de asilo político. Ahora, en dos días se sabrá si tiene derecho a iniciar los trámites para pedir asilo o si por el contrario se queda en España de forma ilegal.

Lo cierto, y lo importante, tal y como explica, Salva Lacruz de CEAR-PV es que “por ahora se queda en España”. En este sentido, resaltó la importancia de que “deje de ir de un puerto a otro puerto dentro de un barco”.

Él ha tenido más suerte que sus compatriotas que también llegaron como polizones al puerto de Valencia hace un par de semanas. En esa ocasión, el buque Smaragd, que procedía de Argelia viajaba con cinco polizones en su interior. Todos ellos aseguraban ser sirios y dos de ellos menores de edad. En este caso no se cumplió el protocolo y tras dos días en el puerto, el barco continuó su travesía con los polizones dentro.

Desde CEAR-PV se asegura que “desgraciadamente” esta última respuesta de las autoridades es la habitual. “Sistemáticamente  las personas que llegan a bordo de buques de carga como polizones no tienen la posibilidad de ser atendidos jurídicamente ni de solicitar protección internacional en España, y por lo tanto en la inmensa mayoría de los casos el buque sigue su travesía con estas personas a bordo”, aseguran.

Informe Migreurop

Los datos parecen avalar la denuncia de CEAR-PV. Según un informe elaborado por Migreurop, una organización integrada por 41 asociaciones de 14 países, es una práctica habitual que la policía acceda a los buques “y tras realizar una entrevista con preguntas abiertas sin hacer ninguna mención al derecho del polizón a solicitar asilo” la intervención acabe con que “en la gran mayoría de los casos, la policía manifiesta que los polizones desean continuar el viaje”.

Las últimas cifras oficiales sobre polizones llegados a la totalidad de los puertos del estado español datan de 2003 y 2004. Tal y como recoge el Informe ‘En los confines de Europa’, se trataría de 502 y 387 llegadas respectivamente, registradas principalmente en los puertos de Las Palmas, Barcelona, Valencia, Algeciras y Cádiz.

Una gran mayoría de los polizones permanecieron a bordo del barco antes de continuar el viaje el (78% en los dos años). En respuesta a las preguntas parlamentarias formuladas al Gobierno el 21 de julio de 2004 se cifraban en 2.303 las llegadas de polizones en el período 2000 a 2003, para un centenar de solicitudes de asilo (8%). No se tienen datos disponibles para un período más reciente.

Toni Martínez

Toni Martínez

Última hora

Opinión

De camino a casa queremos ser libres, no valientes

"La lucha contra las violencias sexistas no cierra por vacaciones", reflexiona el Movimiento Democrático de Mujeres de Navarra tras los Sanfermines.

Armas, juguetes y racismo

"Al caminar por calles de Cleveland, muchos simpatizantes de Trump han exhibido con orgullo las armas de fuego. Dentro han confiscado pelotas de tenis".

Colabora con La Marea

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

El científico y la sirvienta

"Si la movilización que está preparando la Marea Roja de la Ciencia ha de servir para algo, que nos sirva también para organizarnos y eliminar esta asimetría en el sector científico", reclama el autor.

TUS ARTÍCULOS

De camino a casa queremos ser libres, no valientes

"La lucha contra las violencias sexistas no cierra por vacaciones", reflexiona el Movimiento Democrático de Mujeres de Navarra tras los Sanfermines.

Honrar a todas las víctimas y analizar las causas de todos los terrorismos

"Nos sorprende que la historia del terrorismo se haya convertido en una prioridad como materia de estudio en Castilla y León para el PP cuando jamás ha querido reconocer a las víctimas de la dictadura", sostienen los autores.

La rebelión sin las aulas

"Los vientos del cambio, para serlo, no pueden reproducir el mismo esquema de ejercicio del poder en ningún ámbito de la acción política, y mucho menos en la educación", reflexiona Jordi Gagete.