SOCIEDAD

Un refugiado sirio logra pedir asilo tras llegar como polizón a Valencia

Un refugiado sirio logra pedir asilo tras llegar como polizón a Valencia
03 de enero de 2013
07:00

VALENCIA // El 26 de diciembre, el Grande Portogallo partía del puerto de Gebze, en Turquia. El destino de este buque de bandera italiana: el puerto de Valencia. En su interior se encontraba un ciudadano sirio de 43 años que huía de la guerra de su país y que aspiraba a pedir asilo a su llegada a un puerto español.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Refugiado (ACNUR) avisó, mediante la Comisión de Ayuda al Refugiado en el País Valenciano (CEAR) de la llegada del polizón y recordó a la subdelegación de gobierno y a la policía que éste debería ser informado de sus derechos y recibir la debida asistencia letrada de acuerdo al protocolo vigente, “con el fin de que esta persona tenga la posibilidad de poder descender del barco, bajar a un país seguro como España y detener así su travesía por el Mediterráneo”.

En esta ocasión la historia del refugiado sirio puede acabar bien. A su llegada al puerto valenciano, el polizón bajó del barco y fue llevado por la policía a la Oficina de Asilo al Refugiado (OAR) donde se inició el procedimiento de asilo político. Ahora, en dos días se sabrá si tiene derecho a iniciar los trámites para pedir asilo o si por el contrario se queda en España de forma ilegal.

Lo cierto, y lo importante, tal y como explica, Salva Lacruz de CEAR-PV es que “por ahora se queda en España”. En este sentido, resaltó la importancia de que “deje de ir de un puerto a otro puerto dentro de un barco”.

Él ha tenido más suerte que sus compatriotas que también llegaron como polizones al puerto de Valencia hace un par de semanas. En esa ocasión, el buque Smaragd, que procedía de Argelia viajaba con cinco polizones en su interior. Todos ellos aseguraban ser sirios y dos de ellos menores de edad. En este caso no se cumplió el protocolo y tras dos días en el puerto, el barco continuó su travesía con los polizones dentro.

Desde CEAR-PV se asegura que “desgraciadamente” esta última respuesta de las autoridades es la habitual. “Sistemáticamente  las personas que llegan a bordo de buques de carga como polizones no tienen la posibilidad de ser atendidos jurídicamente ni de solicitar protección internacional en España, y por lo tanto en la inmensa mayoría de los casos el buque sigue su travesía con estas personas a bordo”, aseguran.

Informe Migreurop

Los datos parecen avalar la denuncia de CEAR-PV. Según un informe elaborado por Migreurop, una organización integrada por 41 asociaciones de 14 países, es una práctica habitual que la policía acceda a los buques “y tras realizar una entrevista con preguntas abiertas sin hacer ninguna mención al derecho del polizón a solicitar asilo” la intervención acabe con que “en la gran mayoría de los casos, la policía manifiesta que los polizones desean continuar el viaje”.

Las últimas cifras oficiales sobre polizones llegados a la totalidad de los puertos del estado español datan de 2003 y 2004. Tal y como recoge el Informe ‘En los confines de Europa’, se trataría de 502 y 387 llegadas respectivamente, registradas principalmente en los puertos de Las Palmas, Barcelona, Valencia, Algeciras y Cádiz.

Una gran mayoría de los polizones permanecieron a bordo del barco antes de continuar el viaje el (78% en los dos años). En respuesta a las preguntas parlamentarias formuladas al Gobierno el 21 de julio de 2004 se cifraban en 2.303 las llegadas de polizones en el período 2000 a 2003, para un centenar de solicitudes de asilo (8%). No se tienen datos disponibles para un período más reciente.

2 comentarios

  1. VICENTE REQUENA OLTRA
    VICENTE REQUENA OLTRA 05/01/2013, 18:41

    Me parece increible que los cinco sirios polizontes habiendo dos menores de edad tuvieran que seguir en el barco, pasandose quien los envio por el forro de los cojones lo que pudiera decir el Alto comisionado de la ONU. Y si esto es una practica normal, me averguenzo de ser Valenciano.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

suscripciones

Ya somos 2.149

Necesitamos 5.000 para ser sostenibles

Colabora con La Marea

Apúntate a nuestra newsletter

Regístrate para recibir un resumen de las mejores noticias de la semana en tu mail.

OPINIÓN

García Márquez, el genio al que le perdonaron todo

"Su último libro: 'Memoria de mis putas tristes', apología de la violación, la misoginia y la violencia contra las mujeres, recibió el mismo aplauso de los 'caballeros del canon' que sus magníficas obras anteriores"

Kurt Cobain y un ama de casa de Cuenca

La muerte de Kurt Cobain es sólo una excusa para echar la vista atrás: a esas dos décadas en las que casi nada ha cambiado

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

Sobre la legitimidad del Estado de Israel (1)

El autor se pregunta hasta qué punto es legítimo el derecho del Estado de Israel a existir.

El exilio en tiempos de crisis

"Ni hay diccionario que restrinja el uso de la palabra exilio al exilio político ni, si lo hubiera, tendría por qué impedirnos ampliar su uso si analizamos que hay otras realidades que responden a esa idea"

CARTAS A LA REDACCIÓN

El fin del acoso a los trabajadores de entidades financieras

Un lector, trabajador de una entidad financiera se queja de los ataques directos y de la incomprensión de una sociedad de la que forman y que, a su juicio, los ve, erróneamente, como unos privilegiados

LA UNI EN LA CALLE

Algunos problemas actuales en el reciclado de plásticos: Bolsas

Vicente Lorenzo Esteban y Joaquín Martínez Urreaga colaboran habitualmente en investigación en el campo de Materiales Poliméricos y Reciclado.

Este artículo se incluye en "La Uni en la calle. Libro de textos". A la venta aquí.

Síguenos en Twitter