La Marea

Internacional

La UE busca resucitar el polémico acuerdo pesquero con Marruecos

03 de enero de 2013
18:02

MADRID // El acuerdo pesquero de la UE con Marruecos, el más oneroso en términos beneficio-coste de los que mantenía Bruselas con un país tercero en 2011, podría volver a la vida después de que el Parlamento Europeo lo vetara en diciembre de ese año. Una decisión en la que fue clave uno de sus aspectos más controvertidos: la inclusión de las aguas del Sáhara Occidental en su ámbito de aplicación.

Pero este veto, que constituyó un severo varapalo a Marruecos, parece haber tenido un recorrido muy corto. Las autoridades europeas llevan meses negociando con Rabat un nuevo convenio pesquero que permita a las flotas europeas volver, no sólo a  aguas territoriales marroquíes, sino, con mucha probabilidad, también a las saharauis.

Representantes de la Comisión se reunirán de nuevo con las autoridades marroquíes el 15 y el 16 de enero en Rabat para avanzar en la consecución de este acuerdo. Aunque no se conoce aún el contenido del mandato negociador de la Comisaria Europea de Pesca, Maria Damanaki, el Observatorio para los Recursos Naturales del Sáhara Occidental (WSRW en sus siglas en inglés), tiene la “firme sospecha” de que el nuevo pacto tampoco excluirá las aguas saharauis.

La explotación de los recursos naturales de un territorio no autónomo (una colonia, según la doctrina de Naciones Unidas), como es el Sáhara, no es ilegal mientras se cumplan dos condiciones; la primera es que la población autóctona haya dado su visto bueno, algo que en este caso no ha sucedido. El segundo requisito es que la explotación del recurso beneficie a los saharauis.

Pese a que Marruecos entregó en 2011 un informe en el que supuestamente demostraba dichos beneficios, los europarlamentarios que votaron contra la prórroga del acuerdo consideraron que el documento no era suficiente, probablemente debido a que los datos que ofrecía eran vagos, no estaban apenas desglosados por regiones y ni siquiera se mencionaba de forma explícita al Sáhara Occidental. Este informe se mantuvo secreto durante varios meses hasta que se filtró a los medios de comunicación.

La aparente imposibilidad de Marruecos de demostrar que el acuerdo se ajustaba a Derecho, así como el contenido de un segundo informe, encargado por la UE a la consultora Oceanic Développment, terminó por convencer a muchos europarlamentarios de que el acuerdo no sólo no era legal sino que además tampoco era rentable.

De hecho, el informe elaborado por la consultora independiente francesa precisaba que el convenio con Marruecos era el más costoso de todos cuantos mantenía entonces Bruselas con países terceros: por cada euro invertido, Europa sólo recuperaba 0’83 céntimos. Las capturas europeas en aguas marroquíes y saharauis ni de lejos compensaban los 36 millones de euros de canon anual que se entregaba a las autoridades marroquíes.

Sortear el veto

Para Javier García Lachica, presidente de WSRW, existen muchas posibilidades de que el acuerdo vuelva a incluir las aguas saharauis, algo que Marruecos busca con el apoyo de Francia y España. Según García Lachica, “se busca concluir un nuevo acuerdo y luego convencer a los europarlamentarios de que cambien el sentido de su voto, dado que el convenio deberá ser sometido a la aprobación de Parlamento de Estrasburgo”.

El ministro español de Pesca, Miguel Arias Cañete, ha dejado claro que la postura del Gobierno es que se aceleren las negociaciones para permitir que la flota española regrese a “la región”. A WSRW le resulta “significativo” que no haya especificado “a qué se refiere con ese término” al igual que la ausencia de una mención explícita a las aguas saharauis.

Para García Lachica, si se firma un nuevo acuerdo que no tenga en cuenta ” los deseos y los intereses del pueblo saharaui”, se socavarán “los esfuerzos de paz de la ONU” al tiempo que Europa ofrecerá “apoyo a las reivindicaciones infundadas de Marruecos sobre el Sáhara Occidental”.

La flota española

WSRW se muestra muy crítica hacia el Gobierno español, toda vez que considera que los argumentos económicos esgrimidos por este Ejecutivo y los anteriores – el que justifica el acuerdo definiéndolo como “indispensable” para el sector pesquero español- se ven también muy cuestionados a la luz de las cifras en poder de la organización.

De las 119 licencias que preveía el anterior pacto, España disfrutaba de alrededor de un centenar. Pero una licencia, según WSRW, “no equivale a un barco”  y, en la práctica, sólo alrededor de 60 navíos españoles faenaban en caladeros marroquíes y saharauis. De ellos, unos cincuenta, casi todos barcos de pesca artesanal con base en Andalucía, dependen exclusivamente del acuerdo con Rabat.

Sin embargo, para los críticos con el pacto pesquero, los 36 millones de euros que la UE pagaba anualmente a Marruecos por él podrían destinarse a buscar una alternativa laboral para los pescadores y las flotas que dependen de ese convenio pesquero.

3 comentarios

  1. van kaas
    van kaas 07/01/2013, 21:53

    perdón, empleo alternativo para los pescadores y las flotas que dependen del acuerdo de pesca no es necesario si el contrato se celebra con el Polisario

    Responder a este comentario
  2. iulian6toader
    iulian6toader 04/01/2013, 14:26

    Sería interesante conocer el sentido del voto de los eurodiputados españoles con respecto a este tema.

    Responder a este comentario
  3. Alex
    Alex 04/01/2013, 04:26

    En fin.. .la pescadilla que se muerde la cola…http://unblogdeopinionmas.blogspot.com.es/2013/01/no-al-por-receta.html

    Por cierto, gran periódico, he tenido hoy (por ayer) la oportunidad de compararme la edición de papel y me parece maravillosa la estoy disfrutando como un chavalin.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripciones

Ya somos 2.465

Necesitamos 5.000 para ser sostenibles

Opinión

¿Votante de izquierdas en Madrid? ¡Susto o muerte!

"O las cúpulas de los partidos de izquierda se toman en serio Madrid, o el PP podría ganar incluso presentando como candidata a la estatua de la violetera", apunta el autor

Francisco Nicolás, nieto de un excapitán golpista del 23-F destinado en el CESID

Vicente Gomez Iglesias, abuelo de Nicolás, estaba destinado en la Unidad Operativa de Misiones Especiales del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), cuando fue detenido en 1981 y acusado de mediar entre mandos del CESID y el teniente coronel Antonio Tejero

Apúntate a nuestra newsletter

Regístrate para recibir un resumen de las mejores noticias de la semana en tu mail.

CARTAS A LA REDACCIÓN

Cuando el ébola llama a las puertas de Europa

Ahora que ha llegado al llamado “primer mundo”, es sencillo obtener todo tipo de información sobre la enfermedad

Colabora con La Marea

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

Podemos, o tal vez no

Para la autora "sería una pena que un error de estrategia o un exceso de ambición dividiera este proyecto y acabara con este movimiento"

La Tuerka (2): el arma política de una guerrilla televisiva

Segunda entrega de análisis sobre el programa televisivo que dio a conocer mediáticamente a Pablo Iglesias

LA UNI EN LA CALLE

Los líquenes y sus aplicaciones para el ser humano

Los usos más frecuentes de los líquenes van desde la alimentación y la medicina natural hasta aplicaciones antivíricas y antitumorales

Este artículo se incluye en "La Uni en la calle. Libro de textos". A la venta aquí.

Síguenos en Twitter