lamarea.com

Política

Entrevista a Laura Mintegi, candidata de Bildu a lehendakari: “El Gobierno está torpedeando el fin de ETA”

Laura Mintegi recibe a MásPúblico, en una de sus primeras entrevistas como candidata de Euskal Herria Bildu (EHBildu) a lehendakari. La nueva formación abertzale incluye a Aralar, EA, Alternatiba y miembros de la antigua Batasuna.

08 Agosto 2012
16:18
Compartir
Entrevista a Laura Mintegi, candidata de Bildu a lehendakari: “El Gobierno está torpedeando el fin de ETA”
Laura Mintegi candidata a Lehendakari por la formacion Bildu. HUMBERTO BILBAO

BILBAO // Sentada en un mirador de Getxo con vistas al mar, los ojos de Laura Mintegi (Estella, Navarra, 1955) escudriñan el horizonte como si buscara la palabra precisa. Con naturalidad, esta profesora universitaria de Didáctica y Literatura en la Universidad del País Vasco, de la que fue candidata a rectora, se enfrenta a una de sus primeras entrevistas como candidata a lehendakari de Euskal Herria Bildu (EHBildu), el nuevo bloque electoral abertzale bajo cuyas siglas se encuentran Aralar, EA, Alternatiba y miembros de la antigua Batasuna.

Autora de seis libros cortos de ficción y cinco novelas en lengua vasca, Mintegi sostiene que la política, tal y como se ha presentado hasta ahora, “se encuentra en un punto de inflexión donde la desobediencia civil debe ser combinada con un poder institucional participativo para cambiar las cosas”. Convencida de que ETA ha silenciado las armas para siempre, hace una encendida crítica a la “injusta situación que vive Arnaldo Otegi” y argumenta sus razones para calificar a España como una democracia inconclusa: “En este país la disidencia todavía se castiga con la cárcel, hay dos periodista en prisión y se ha cerrado un periódico, una revista y una emisora de radio. Sólo existe un precedente en el continente y es Turquía”.

A día de hoy, EHBildu y su programa de izquierda independentista disputan al PNV el triunfo electoral en las próximas elecciones vascas.

En su primera aparición pública tras ser nombrada candidata declaró que Otegi es un gran líder político pero quizá no hubiera sido un buen candidato. ¿Es usted mejor opción?
Otegi es el líder natural de una de las cuatro formaciones políticas que componen EHBildu. Es un líder a quien respeto porque es honrado, coherente, comprometido y formado. Cuando dije aquello me estaba refiriendo a que EHBildu es una coalición de fuerzas políticas diferentes y que yo era la opción de consenso. Sin embargo, algunos la sacaron del contexto con el objetivo de hacer daño. Pero asumo parte del error fruto de mi bisoñez.

¿Por qué Patxi López debe adelantar las elecciones en Euskadi?
Por dos motivos fundamentales. El primero es que la relación de fuerzas políticas que le catapultaron a la presidencia del Gobierno Vasco ha quedado desmontada por la sentencia europea sobre la imposibilidad de presentar candidaturas de un determinado partido político. El segundo motivo es ético. Patxi López sabe que no sacará adelante los presupuestos del próximo ejercicio y sería una irresponsabilidad por su parte no dar la oportunidad al grupo que le suceda de presentar unas cuentas que respondan a la crisis económica que hoy nos sacude.

La pelea electoral entre EHBildu y el PNV será reñida aunque quien gane deberá buscar acuerdos con otras formaciones. De ser ustedes, ¿priorizarían un programa de gobierno de izquierda con un partido constitucionalista o un pacto soberanista con una fuerza liberal?
Lo uno está unido a lo otro. No se puede hacer una política real de izquierda si no tienes suficientes cotas de decisión soberana. Y por otra parte me pregunto, ¿para qué queremos un país independiente que siga un modelo económico neoliberal? No me interesa en absoluto. Por lo tanto el objetivo es doble. He escuchado al PNV decir que su principal objetivo si gana las elecciones será atajar la crisis económica y después reclamar un nuevo estatus jurídico para Euskadi. ¿Cómo piensan encarar esa situación? ¿Con los instrumentos decisorios que tenemos ahora? Eso es imposible. Un ejemplo es el copago donde Euskadi no puede negarse a aplicarlo con el nivel de soberanía actual.

¿La situación de los presos será un tema prioritario a la hora de negociar un futuro gobierno en Euskadi?
Tenemos dos ejes prioritarios en nuestro proyecto político: la normalización y la soberanía político-económica para hacer frente a la crisis. Respecto al primer punto añadiré que no conozco ningún país en el mundo donde un conflicto armado tan largo se haya solucionado sin arreglar las causas que originaron el problema. El tema de los presos entra de lleno en este capítulo y sería negligente por parte del Gobierno central dejarlo de lado porque puede ser el germen conflictivo de las siguientes generaciones. Yo veo una posición dialogante por parte del colectivo de presos para solucionar esta cuestión. El Gobierno debería saber que la lucha armada ha terminado y que Europa no entienda que no hagan nada al respecto.

Arnaldo Otegi declaró recientemente al diario La Jornada de México que si ETA retomase las armas mostraría su rechazo frontal. ¿Cuál es su posición?
El mensaje de EHBildu sobre ETA es el que describe Otegi en esa frase. La suscribo completamente.

Euskadi presenta unos resultados económicos alejados de las bancarrotas anunciadas por otras comunidades autónomas. ¿Le parece justo que se exija aplicar en Euskadi la misma política de recortes sociales que en otras comunidades del Estado?
No. Primero porque el Gobierno del PP está aplicando una política centralista que se salta la estructura autonómica a la torera y que parece destinada a anular las nacionalidades históricas establecidas hace más de 30 años. Pero es que además el Gobierno de Rajoy también obvia la característica económica de la comunidad autónoma vasca, más enfocada a una producción que redunde en el bienestar de la ciudadanía que en un desarrollo enloquecido de infraestructuras que respondían a los intereses de ciertas empresas privadas. En cualquier caso, en Euskadi tampoco estamos para echar cohetes. Creo que hay que repensar seriamente ciertas decisiones tomadas durante la época de bonanza económica.

¿Cuáles?
La inversión en infraestructuras públicas. Nosotros planteamos una moratoria en estas parcelas para contener la política de recortes sociales del Gobierno de Rajoy. Y lo estamos demostrando en aquellas instituciones donde tenemos poder de decisión. Hemos puesto en marcha un mantenimiento del bienestar social y una progresividad fiscal. Nuestro objetivo es implementar estas acciones con una política de izquierda desde el Gobierno vasco que no queden al pairo de las decisiones de los organismos económicos que puentean al poder político.

Si fuera lehendakari, ¿acataría la resolución del Tribunal Constitucional respecto al copago sanitario como ya ha anunciado que hará Patxi López pese a estar en contra?
Para empezar considero que quien debería haber acudido al Constitucional es quien se está cargando la legalidad vigente, es decir, el Gobierno de Rajoy y no Patxi López, como ha sucedido. El Ejecutivo vasco ha quedado en una situación de debilidad al renunciar a una política de gasto público que está dentro del marco de la legalidad vigente. Nuestro objetivo es no hacer seguidismo de una estructura administrativa agotada y caduca sino que pondremos los medios para que ni el Gobierno central ni el Tribunal Constitucional nos digan que política debemos aplicar en Euskadi. El objetivo es lograr la soberanía política y económica.

Tras la última reunión de la Ejecutiva nacional del PP, la presidenta madrileña Esperanza Aguirre anunció la determinación de su partido para “revisar” el Estado autonómico. ¿Cómo interpreta este aviso?
Más que revisarlo debería desaparecer del todo. El Estado autonómico fue una solución para un problema concreto. Más de 30 años después de ponerse en marcha se ha demostrado que el problema real se mantiene y que la fórmula elegida no ha solucionado nada. Ha llegado la hora de que quien quiera ser España que lo sea, es decir, es el momento de que las naciones puedan decidir cómo y con quién quieren vivir.

¿Concurrir a una elecciones con un programa y aplicar lo contrario es engañar al electorado?
Hasta ahora no ha pasado nada pero esto también se está acabando. Por una parte el movimiento popular está realmente indignado con esta actitud y por otra empiezan a surgir opciones políticas en las instituciones que dicen que el rey está desnudo. La política se debe dirigir a los ciudadanos y no a las empresas ni a los especuladores. Competir en unas elecciones con este mensaje nuevo es dejar en evidencia a unos señores que piensan que incumplir su programa electoral no tiene un coste político. Pues ahora sí lo va a tener.

Da la sensación de que la protesta pública ya no provoca daño ni reflexión en los poderes económicos y políticos. ¿Qué otras opciones les quedan a los ciudadanos para cambiar la dinámica actual?
Creo en la combinación de dos tipos de actuaciones. Una, en la calle, donde el término de la desobediencia civil cobra una absoluta actualidad. La otra es la práctica política institucional. Ambas opciones deben confluir porque esta es una lucha que viene desde abajo, que dota a la desobediencia civil de grandes dosis de imaginación para plantear nuevas maneras de hacer política sin provocar caos, como quiere hacernos ver la derecha en el poder. La desobediencia civil encaja perfectamente con las democracias europeas más avanzadas, donde la participación ciudadana permite aplicar medidas correctoras a las decisiones institucionales.

Hay quien empieza a hablar de que la situación de zozobra generalizada actual responde en realidad a un golpe de Estado silencioso neoliberal. ¿Comparte esta visión?
Esto no es nuevo, sino que es la respuesta a la explosión en sus propias manos del propio modelo que defendían. El capitalismo que nos han impuesto es tan salvaje que hoy en día ni siquiera favorece a los propios beneficiarios del sistema. El golpe de Estado consiste en que el poder económico se ha quitado la careta para demostrar que está por encima del poder político y que, por lo tanto, también puede tomar decisiones políticas.

¿Considera que la crisis económica está provocando una regresión democrática?
En estos momentos, el modo de hacer política del PP es el de la extrema derecha europea. ¿Por qué no existe aquí un Frente Nacional como en Francia? Pues porque está subsumido por la derecha política que representa el PP. No necesitan otra opción. Ahí está el tema del aborto, que me parece impresionante.

¿Está facilitando esta política la desaparición de ETA?
Al contrario. Lo torpedea. Da la impresión de que hay gente que vive mejor en un escenario de violencia y tendrán que responder por qué. ¿Por qué les resulta más cómodo buscar indicios para ilegalizar partidos en lugar de plantear que todas las organizaciones políticas puedan defender sus planteamientos en un Parlamento, tal y cómo nos lo han hecho creer? En el PP hay gente que tiene una carencia muy seria de valores democráticos. A los hechos me remito.

¿A qué se refiere?
Me refiero a que el Gobierno dice tener 100 indicios para ilegalizar Bildu, incluidas unas declaraciones mías en las que digo que comprendo el dolor de todas las personas que han sido víctimas de la violencia. ¿Es eso un indicio para ilegalizar un partido político? El PP tiene un problema serio.

¿Hay miedo a plantear institucionalmente un nuevo modelo de democracia?
Sí, pero muchos ya estamos hartos de discursos catastrofistas alertándonos sobre la inexistencia de una alternativa. La única verdad, la realidad indiscutible, es que el sistema económico actual nos lleva al abismo. Poner en marcha una alternativa no sólo es un tema común de supervivencia sino también es viable. Y no hablo de inventar fórmulas porque lo que proponemos a la ciudadanía ya ha demostrado su efectividad en otras partes.

¿Dónde?
En Guipuzkoa por ejemplo, donde gobierna Bildu, hemos conseguido aumentar la recaudación fiscal y el gasto social. Con esto quiero decir que es posible hacer una política para el conjunto de la sociedad, si es realmente lo que se quiere.

El pasado 27 de junio el viceprimer ministro norirlandés y exdirigente del IRA, Martin McGuinness, y la reina Isabel II de Inglaterra se estrecharon la mano en un acto histórico celebrado en Belfast. ¿Cuántas cosas deben cambiar aquí para que ocurra algo similar?
Muchas cosas. En primer lugar, el reconocimiento del otro, algo sumamente difícil de hacer en países con poca tradición democrática. Aquí hay dirigentes que están más cercanos a los golpes militares del siglo XIX que a la praxis democrática de algunos países europeos. El equivalente de esa foto en España sería la de un político encarcelado por defender sus ideas y la de un rey cazando elefantes en Bostwana.

Gorka Castillo

Gorka Castillo

  • Pingback: Urkullu decidirá el camino de Euskadi pactando con Bildu o con el PSE | MasPublico.com()

  • ENRY

    Como algunos otros lectores considero una gran entrevista y buenas declaraciones por parte de Laura M. Ojalá muchas de sus palabras se transformen en realidades y verdaderamente esta dictadura(camuflada de democracia de los partidos y los poderes económicos) pueda ser superada por libertades y desarrollo social y político. Nos falta mucho en este país para poder llegar a las cotas de responsabilidad política y social de Euskadi. De compromiso político y de actuación social.
    En fin, mi enhorabuena a una gran candidata y mis saludos para poder lograr revertir esta situación tan catastrófica que nos h acen padecer cada día con sus mentiras, sus recortes, sus represiones y su caciquismo.
    Animo y a por la victoria

  • paco andaluz

    El dolor de cabeza de Rajoy and FAES, no se llamará migrañas,se llamará EHBILDU………y, contra eso , no os vale la aspirina,os vale algo que nunca sereis (los del PP ) … ser DEMOCRATAS.

  • Luis

    Han olvidado ustedes preguntarle por qué la izquierda abertzale ha tardado 30 años en rechazar la violencia de ETA.

    Está muy bien eso de mirar al futuro, intentar arreglar las cosas, empezar de cero, etc… pero estos señores hasta hace cuatro días se negaban a condenar los atentados de ETA.

    Tratándose de un diario tan comprometido con la “memoria histórica”, parece que no aplican el mismo criterio para otros asuntos, que tan rapidamente se les ha ido de la memoria y parecen haber olvidado.

    • Krapocho

      ¿Acaso se ha obligado al PP y otros partidos de extrema derecha a condenar la violencia fascista? ¿Acaso se les a ilegalizado por ello?

      Eso se llama tener un doble rasero, pues exigir a unos algo de lo que se exime a otros no es demasiado justo.

      Además, estás generalizando, ya que te refieres a hechos correspondientes a la formación Batasuna y sucedáneos, cuando Bildu es una unión de distintos elementos políticos.

    • paco andaluz

      Luis , ¿y los del PP han condenado el más del millon de asesinatos del dictador Franco ?.¿Pues de eso parece que te olvidas tu ?.

  • No sobran políticos, faltan nuevas formas de hacer polítia

  • Bruno Vazquez

    Gran entrevista. Parece que la izquierda abertzale quiere mirar hacia adelante pero no les van a hacer fácil esa tarea. Somos el país del resentimiento. Nos encantan la viejas rencillas y rescatarlas cuando se considera necesario y oportunista.

  • La derechuza de la PP nunca le ha interesado el fin de ETA, mas ya sabemos que la familia de oreja tiene emrpesas de seguridad en el pais avsco, la pp nunca mira por los intereses de españa o el bien común solo por los de ellos mismo

  • 4lex
  • 4lex

    Hay está -> Ahí está

  • isabel

    Muy interesante y nos rebela una candidata alejada de los estereotipos que se cuelgan a la izquierda abertzale. Reflexiona y aporta ideas realmente interesante y todo, desde la serenidad, alejada de la confrontación. Ah, y no soy abertzale, por si alguien sospecha de falta de parcialidad.

Última hora

LM47 – MARZO 2017

Los socios/as escriben

Excelencia es no poner lavadoras

"Excelencia es echarle más horas. Excelencia es no poner lavadoras", escribe Álex Gaita.

Tus artículos

Sin ingresos no hay derechos

"La excusa es sencilla: 'No hay dinero'. Sí que lo hubo para el rescate bancario, para proteger a La Trama mediante la modificación del artículo 135 de la Constitución. Quieren que vivamos del aire para mantener sus privilegios", sostiene la diputada de Podemos Isabel Franco.